MENU

| AR

Sedes

Cursos

Carreras

Programas Ejecutivos

Paises

5 excusas de los profesionales para no seguir capacitándose

5 excusas de los profesionales para no seguir capacitándose
#Otros
23 de mar - min de lectura


Tras varios años en el mercado laboral y alejados de la etapa de estudiantes, es razonable que a los adultos nos perturbe la idea de volver a un centro de estudios y reiniciar las actividades relacionadas con el aprendizaje. Sin embargo, el conocimiento avanza a un ritmo tan acelerado que ningún profesional puede darse el lujo de colgar un título en la pared y dejar de actualizarse ya que esta decisión pone en riesgo su competitividad. Un ejemplo concreto: dada la magnitud del impacto del mundo online en todas las industrias, es imprescindible saber crear, pensar y gestionar negocios en el mundo digital.  Por el contrario, aquellos que deciden mantenerse actualizados logran diferenciarse de sus colegas y aumentar su valor dentro de la empresa. A nivel personal, participar de un curso también incrementa los vínculos con nuevas personas y se eleva la autoestima al notar como uno desarrolla más capacidades. En síntesis, es importante destacar cuales son las principales excusas de los profesionales para no volver a clases para poder superarlas con éxito:  
  1. "Estoy demasiado ocupado”: Las jornadas laborales suelen ser extensas y, en líneas generales, todos queremos lograr un balance entre la vida laboral y personal. Sin embargo, hay que considerar que para adquirir nuevos conocimientos no es necesario aprobar muchas materias durante 3 años o más: existen cursos cortos especialmente diseñados para personas laboralmente activas, que tienen una propuesta de cursada intensiva, por ejemplo, de una semana de duración. Además, como se aprende en base a la práctica, no hay que destinar horas del fin de semana para estudiar cientos de páginas, ni someterse al estrés de los exámenes escritos.
 
  1. “Capacitarse es caro”: Contar con profesionales idóneos es un requisito indispensable para que una empresa sea rentable. Como muchas organizaciones invierten en la capacitación de sus colaboradores, puede ser una muy buena idea plantearle al jefe los motivos por los cuales sería importante para la compañía que su equipo desarrolle determinadas habilidades digitales como pueden ser, entre otras, conocer los modelos de negocios digitales y sus diferencias con los tradicionales; saber detectar las necesidades de tus clientes, validarlas de forma eficiente y a partir de ahí conocer los aspectos clave para tu producto o servicio; o dominar las nuevas técnicas para gestionar proyectos digitales. Sin lugar a dudas, el directivo sopesará no solamente el costo del curso sino la manera en la cual como perfiles especializados sus colaboradores van a generar más valor en sus puestos de trabajo.
 
  1. “Voy a hacer el más ´viejo´ de la clase”: Este tipo de pensamiento recurrente no es más que un mito porque en los programas ejecutivos los estudiantes son personas que ya están en el mercado laboral y, por ende, son mayores comparados con los alumnos que se encuentran en los cursos de capacitación convencionales. Una de las características más enriquecedoras de las iniciativas de capacitación para profesionales es que, además de haber personas con un amplio rango etareo, éstas crean vínculos muy interesantes ya que comparten situaciones de las industrias en las cuales se desempeñan y aprenden los unos de los otros.
 
  1. “No estoy seguro de que una capacitación me ayude a crecer profesionalmente”: Las empresas están buscando candidatos con habilidades que se superponen en diferentes campos, algo conocido como “profesionales híbridos”. De hecho, un estudio de la Universidad Bentley, en Estados Unidos, encontró que en el 71% de las posiciones que se están abriendo se solicita que los perfiles a contratar cuentan con conocimientos interdisciplinarios. En la práctica, los directivos de empresas necesitan entender y acompañar el proceso de cambio digital que están llevando a cabo sus equipos gerenciales; los profesionales senior de todas las áreas, con equipos de trabajo a cargo, tienen que estar al tanto de las nuevas tendencias y tecnologías y procesos para lograr impacto directo en la operación de la organización; y hasta los emprendedores de cualquier índole tienen que llevar su negocio a lo digital.
 
  1. "No sé qué capacitación elegir”: Para sortear las dudas que surgen ante el abanico de propuestas educativas, se puede asistir a charlas informativas que son sin costo y detallan las características de cada curso. Por otra parte, siempre es positivo consultar con personas que han cursado determinado programa, buscar referencias en el mercado y solicitar más información al centro de estudios sobre el temario. Una alternativa interesante es asistir a un programa ejecutivo super-intensivo como el Digital Immersion Week, en el cual se aprenden los temas imprescindibles para sumar nuevas habilidades digitales, entre ellas, cómo incorporar lo digital en los productos, en la experiencia de los clientes y en los procesos clave de la empresa; cómo utilizar las nuevas herramientas para acercarse a los clientes y potenciar las acciones de marketing; cuáles son los conceptos clave que forman parte de un proceso de desarrollo de proyectos digitales, cómo implementarlos y cambiar la escala del negocio; en qué consisten las nuevas metodologías y herramientas para ser más ágil; y cuáles son las variables fundamentales para seleccionar proveedores y medir su desempeño.
  Como dijo el compositor inglés Eduard B. Britten, “aprender es como remar contra corriente, en cuanto se deja, se retrocede”. Esta frase, lejos de desmoralizar, debería ser un incentivo de los profesionales de todas las edades para que aprovechemos nuestra capacidad intelectual y la experiencia acumulada con los años con el objetivo de lograr la superación de nosotros mismos.  

Otras Noticias

Consejos para que las PyMEs venzan a la competencia en internet img
#Marketing

Consejos para que las PyMEs venzan a la competencia en internet

En un mercado tan competitivo, no basta con ampliar los canales de venta para adaptarse a las nuevas circunstancias, las empresas deben transformarse y desarrollar una estrategia para que sus mensajes –y productos– lleguen al público deseado, asegura Diego Bamonte, Coordinador del curso de marketing digital de Digital House  quien comparte cuatro pasos esenciales para mejorar el posicionamiento en línea de una marca. 1.     Define los objetivos: Se trata del primer paso y el más importante, consiste en puntualizar hacia dónde quieres llevar la empresa y cómo puedes lograrlo, que es la base para plantear una estrategia digital con metas e indicadores de evaluación de resultados a corto, mediano y largo plazo.  Sin duda, el interés principal consiste en atraer clientes, por lo que un factor clave será entender qué tipo de personas son las que pueden interesarse en tu producto o servicio, a fin de identificar a tu audiencia, conocer su forma de interactuar en la red y determinar la forma de ganar su atención.  2.     Crea contenido acorde a la personalidad de tu marca: No es suficiente con mostrar tu producto, necesitas destacar su personalidad y resaltar todos los valores que lo hacen diferente a su competencia, de lo contrario se perderá entre tantas opciones que hay en internet. Sé creativo y envía mensajes que respondan a las necesidades e intereses de tu audiencia para que se enamoren de tu marca.No olvides que cada canal y red tiene su propio tono, por lo que no puedes enviar el mismo mensaje para Facebook, que para Twitter. 3.     Mejora tu posicionamiento web: El SEO (acrónimo de Search Engine Optimization) es una estrategia para aparecer en las primeras páginas de resultados de los motores de búsqueda como Google. Para lograrlo, hay que conocer y entender todos los factores que influyen, desde el contenido que presentas, las etiquetas de encabezado, palabras clave, hasta el diseño y navegabilidad del sitio.     4.     Mantén contacto con tus clientes: Al igual que en los negocios físicos, la atención y experiencia que tengan los clientes con tu negocio, impactarán en la lealtad y promoción que hagan del mismo. Recuerda mantener contacto “directo” a través de correo electrónico o WhatsApp para compartir mensajes específicos, en el momento indicado. Además de estos consejos, no descartes la posibilidad de poner anuncios, esto te garantizará tener visibilidad cuando las personas realicen alguna búsqueda relacionada al giro de tu empresa, cuando usen alguna aplicación o naveguen en sitios de terceros, e incluso puedes hacer una campaña exclusivamente para plataformas como Facebook e Instagram, las cuales pueden servirte para que la gente conozca tu marca, para que visiten tu página o para aumentar tu número de seguidores, entre otros opciones, recuerda que todo dependerá de la meta de tu estrategia.Si querés aprender más sobre marketing digital y cómo aplicarlo para ganar clientes, consulta los cursos a distancia de Digital House. Entre la propuesta existen un curso de marketing digital y otro llamado Digital Marketing Immersion, que está pensado para ejecutivos.  

Mejorando las conversiones con un mejor diseño UX img
#UX

Mejorando las conversiones con un mejor diseño UX

El Diseñador de Experiencia de Usuario (UX) debe enfocarse en un sinfín de elementos para lograr que el usuario tengo una experiencia tan placentera como memorable al interactuar con un producto digital. De esta manera, está claro que para realizar este trabajo con excelencia hay que considerar varios ítems menos aparentes a simple vista tales como:Velocidad de carga de la página: No importa qué tan bueno e intuitivo sea el diseño de una página si ésta no se carga rápido puesto que los usuarios son cada día más ansiosos y no quieren esperar para poder navegar.  Por tal motivo, el Diseñador UX debe evitar todos aquellos elementos que impactan en la velocidad de carga.Número óptimo de elementos interactivos: Dado que los sitios web se han vuelto interactivos con más elementos de entrada para acceder al contenido, muchos diseñadores UX han puesto el foco en este punto. Sin embargo, una página web con una buena experiencia de usuario es aquella con la necesidad de un menor número de acciones de entrada para acceder al contenido. Como solemos decir siempre, la frase “menos es más” se refleja también en la cantidad de clics.Capacidad de respuesta móvil: Más del 50% de los usuarios de Internet son usuarios móviles. Si estás diseñando una página web con las últimas tecnologías fluidas para que se vea y se sienta bien, piensa en la capacidad de respuesta móvil.Imagen e identidad de marca: Sí o sí el website debe incluir la imagen de marca del negocio y la empresa, por lo que también debe respetar los logotipos y colores comerciales.  

Ranking: los países más innovadores de América Latina img
#Otros

Ranking: los países más innovadores de América Latina

Según los resultados del Índice Mundial de Innovación 2020, elaborado cada año por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Chile se ubica en el primer lugar de las economías más innovadoras de América Latina. De un total de 16 países evaluados en la región, Chile registra una puntuación de 33,9, seguido por México, con 33,6, y Costa Rica, con 33,5. Algo a tener en cuenta es que el estudio revela que América Latina continúa siendo una región con desequilibrios importantes en materia de innovación. El informe de esta última edición pone de manifiesto que, a pesar de algunas iniciativas alentadoras, las inversiones públicas y privadas en investigación y desarrollo son bajas. Prueba de ello es que Chile y México, líderes en innovación en la región, no aparecen sino hasta el puesto número 54 y 55 del ranking mundial, respectivamente. México es uno de los pocos países latinoamericanos que ha logrado mejorar su clasificación con respecto a 2019, cuando ocupó el 56° lugar. De hecho, el país azteca destaca a nivel internacional por ser el mayor exportador mundial de bienes creativos, según este estudio. El listado de los países más innovadores de Latinoamérica se compone de la siguiente manera: 54, Chile 55, México 56, Costa Rica 62, Brasil 68, Colombia 69, Uruguay 73, Panamá 76, Perú 80, Argentina