07 de Febrero de 2018
Programación

Mujeres se buscan: mitos y oportunidades en las carreras de Informática

Sabina Schneider, Executive Vice President de Globant, comparte su visión acerca de presencia femenina en el mundo de la programación

En los años 40’, la programación era considerada una profesión femenina. Más del 50% de los profesionales eran mujeres, y era visto como una vocación natural para ellas. Pero, al terminar la Segunda Guerra y con el paso de los años, las cosas fueron cambiando. La programación empezaba a ser reconocida como desafiante intelectualmente y a ser asociada con actividades más masculinas como jugar al ajedrez. Los salarios estaban aumentando significativamente, lo que hacía que más hombres se interesaran en ella y buscaran aumentar su propio prestigio, mientras desalentaban el ingreso de mujeres en el campo, como relata el historiador Nathan Ensmenger.

Con el tiempo, la idea de que las computadoras son para niños se convirtió en una narrativa sobre la informática; también se consolidó el concepto de ‘geeks’ y se creó la cultura del ‘techie’, predominantemente masculina. Lo que era una profesión con más del 50% de cupo femenino, pasó en los años 80’ a un 30% y hoy el porcentaje de mujeres en Ciencias de la Computación se encuentra por debajo del 20%.

En la actualidad, esta desproporción se convirtió en un problema para la industria. En Argentina, la Cámara de empresas de Software y Sistemas Informáticos (CESSI) estima que, sólo en nuestro país, cada año hay unos 5.000 puestos de trabajo quedan vacantes por falta de profesionales. Estas vacantes podrían estar siendo ocupadas por mujeres, pero según Fundación Sadosky, ellas representan sólo el 18% de los estudiantes de informática 1.

¿Cuál es la razón por la cual faltan mujeres en esta industria? Las chicas eligen cada vez menos estudiar este tipo de disciplinas porque los perjuicios y la falta de apoyo de sus contextos, hacen que  consideren que es muy complicado y relacionan que lo complejo “es para varones”.

Estudios sobre percepción de la habilidad intelectual, muestran que las niñas en los primeros años del primario tienen mayor tendencia a elegir juegos en los que hay que esforzarse mucho, pero en cambio, se ven desmotivadas en juegos que son para personas “muy, muy inteligentes”, diferencia que no ocurriría en los niños.

Durante su crecimiento, esta tendencia se cristaliza, y se materializa en la baja representación de mujeres en carreras STEM y campos de humanidades donde se cree que sus miembros deben ser brillantes. Si esta visión cambiase por la idea de que la habilidad no requiere de genio sino de esfuerzo, más mujeres se sentirían motivadas a estudiarlas.

Este no es un problema exclusivo de Argentina, sino de muchos países. Por eso, en diciembre del 2015, la ONU decidió establecer el  11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, poniendo de manifiesto que ellas “siguen enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina”. Esta fecha permite visibilizar el trabajo de las científicas, crear roles femeninos en los ámbitos de la Ciencia y la Ingeniería, y promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

El software está revolucionando todos los aspectos de nuestra vida. Es por ello que una parte muy importante del trabajo del futuro va a requerir conocimientos relacionados, y las mujeres jugarán un papel clave aportando una visión enriquecedora y diversas lecturas de coyunturas que estamos convencidos serán de gran aporte.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close