22 de Diciembre de 2016
Empresas

Cómo elevar el nivel de productividad de los colaboradores

img_5285Se sabe que la gente responde a los incentivos y que aumentar la productividad es uno de los objetivos más importantes en las organizaciones. Por estas dos razones, por cada peso invertido en costos laborales, en los departamentos de Recursos Humanos se establecen diferentes políticas, procedimientos y programas que rigen la gestión de las personas.

Más allá de la entrega de bonos a los colaboradores más productivos –entre otros ejemplos–  hay que considerar el contexto productivo actual, según el cual el uso de tecnologías digitales marcan un antes y un después tanto en la forma de trabajar como de relacionarse con clientes, proveedores y colegas.  

En este contexto, las organizaciones están ante el desafío de sumar talentos que tengan determinadas aptitudes personales (flexibilidad, competencia analítica, capacidad para trabajar en equipo, etc.) y ciertos skills profesionales para que puedan ser más productivos.  A tal fin, no basta con invertir en tecnología, sino que es fundamental contar con personal entrenado para evitar lo que sucede en la mayoría de las compañías: las inversiones en tecnología están desaprovechadas por falta de información sobre su potencial, y los empleados van adoptando “vicios” que se profundizan con el paso del tiempo, perjudicando al rendimiento del negocio.

El problema no es menor si se considera que, según un estudio de la consultora IDC, “el tiempo desperdiciado por no contar con el conocimiento adecuado en el uso de herramientas digitales puede tener un impacto de hasta el 21% en la productividad total del empleado”.

Frente a esta situación, la capacitación continua es una de las claves para que tanto los empleados antiguos como los nuevos optimicen su nivel de productividad de la mano de la transformación digital.

Para profundizar los conocimientos en base a este panorama, presentamos este white paper que explica la importancia de contar con personal entrenado y cómo dar los primeros pasos hacia el paradigma de la capacitación continua teniendo en cuenta la brecha que existe entre la promesa de la tecnología y lo que en  realidad se observa en los puestos de trabajo: tener una herramienta digital no implica usarla como corresponde.  

Para acceder al documento, solo hay que hacer clic aquí.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close