24 de Enero de 2017
Mercado Laboral

Cómo desarrollar una capacitación empresarial “todo en uno”

Por Francisco Anello, Director Educativo de Digital House
tips-work-life-balance

Imagen: Prague Training Academy

Hay un concepto que resuena cada día con más fuerza: “Work-life balance” (todo en uno). Se trata de que las personas puedan generar un balance entre su vida profesional y personal. Esta motivación va más allá del deseo de desempeñarse lo mejor posible en su posición, ya que tiene que ver no solo con tener tiempo libre para compartir momentos con amigos y familiares, sino que dentro de la organización debe existir la posibilidad de que el talento alimente sus pasiones y se desempeñe en un contexto propicio para el crecimiento profesional.  

Frente a este panorama, y recordando las palabras de Josh Bersin de Deloitte, “el mayor factor de impacto empresarial es la cultura de aprendizaje de sus colaboradores”. Y para esto, la capacitación continua es clave.  

Bersin describe las “4 E” del aprendizaje continuo como Educación, Experiencia, Exposición y Entorno. Durante mucho tiempo, Learning and Development (L & D) centraron sus esfuerzos y presupuestos en la capacitación y educación formal. Sin embargo, para construir una sólida cultura de aprendizaje continuo, necesitamos agregar tres aspectos: Experiencia, Exposición y Entorno, porque la cultura de aprendizaje es una combinación de todo lo que afecta a los individuos dentro de una empresa y cómo este aprendizaje impacta en su vida laboral.  

Para avanzar en este concepto de aprendizaje “todo en uno” es vital formalizar el concepto de “Experiencia”. ¿Cómo hacerlo? Creando situaciones especiales de aprendizaje, lo que significa que los talentos aprendan nuevos conceptos y formas de trabajar en base a la práctica, bajo una metodología tipo “taller”. Otra idea es generar rotaciones de los puestos de trabajo para que puedan aprender de sus compañeros.  

La gente no sólo quiere adquirir conocimientos y aplicarlos para ayudar a su organización, también quiere compartir ese bagaje con los demás, y aplicar lo aprendido en diferentes cuestiones cotidianas.

Por otra parte, el fomento del elemento “Exposición” puede incluir programas mentales y de coaching. En este sentido, cada empleado es profesor, porque enseña a otros, pero al mismo tiempo es principiante, porque aprende de los otros.  

La última “E” es de “Entorno”, y tiene que ver con contar con las herramientas  disponibles en el momento exacto en que un empleado necesita aprender algo nuevo, y poder aprender en un contexto propicio para tal fin.

¿Vale la pena este esfuerzo por parte la organización? Sí, ya que construir una cultura de aprendizaje sólida a través de la capacitación continua mantiene a los colaboradores involucrados, optimiza el posicionamiento de la marca y genera resultados de negocios tangibles.  

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close