08 de Febrero de 2018

Cómo lograr que los equipos creativos y técnicos trabajen bien juntos

Ser cabeza de grupo de profesionales abocados a desarrollar un negocio digital también implica coordinar a las partes para que todo funcione en armonía. Por este motivo, es primordial distinguir los problemas y saber resolverlos.

Cuando se habla del desarrollo de un negocio digital hay que tener en cuenta la coordinación de los perfiles creativos y técnicos puesto que ellos que entenderse y ser partes dinámicas de la creación del producto final. De ahí que la persona que ocupa este rol debe contar con las competencias de liderazgo, gestión y comunicación para desarrollar un negocio digital.

Cuando hablamos de gestión de equipos, es importante tener algunos puntos en claro para llevar el trabajo a buen puerto.

Cuando cada parte del proyecto habla consigo mismo, pero no entre sí, estamos frente a una señal de alarma que podría derivar en una brecha en el trabajo. Escuchar comentarios negativos en la oficina o una creciente división, es también una forma de identificar un mal manejo de las personas.

Además, si vemos que el producto final es de mala calidad y el cliente no está contento o los márgenes de beneficio disminuyen también podemos estar frente a un problema gerencial.

Algunas soluciones recomendadas para quienes son cabezas de equipo en desarrollos digitales son:

 

  1. Desarrollar conexiones auténticas. La intervención temprana siempre es lo mejor, y no hay una manera más fácil de hacerlo que caminar por los pasillos y hablar con la gente. Hacer un esfuerzo sincero para conectarse y escuchar cómo los miembros del equipo están haciendo y sintiendo su trabajo da una gran comprensión del estado general de la empresa y los departamentos. Al hacer de esto una práctica diaria, se puede actuar antes para que los equipos hablen entre sí, no sobre ellos.

  1. Crear grupos piloto. Las ideas innovadoras para mejorar el trabajo y procesos a menudo surgen de los miembros del equipo que están metidos en el mismo. La clave es involucrarlos, empoderarlos para que vayan más allá y les den una salida para ver su impacto en la organización como un todo.

 

  1. Mediar. Cuando esté en el nivel máxima de hostilidad entre los dos equipos, se puede convocar una sesión grupal para analizar el conflicto en cuestión. El rol del facilitador en este contexto es guiar a ambas partes para que desarrollen pasos para resolver el problema.

 

Hay muchos puntos de vista y acciones que pueden surgir de estos métodos. Es importante ser flexible para adaptarse a cada equipo, y trabajar para alinearlos a los objetivos de cada empresa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close